Inicia Curso para formadores en Santo Domingo RD

XLIII Curso Latinoamericano para Formadores de Seminarios Mayores



La versión 43 del Curso Latinoamericano de Formadores de Seminarios Mayores de la OSLAM se lleva a cabo en Santo Domingo, teniendo como anfitrión al rector del Seminario Mayor Santo Tomas de Aquino, el P. Apolinar Castillo, y al equipo formador, en colaboración de un grupo de seminaristas. Participan 27 sacerdotes de los distintos países Latinoamericanos: del cono sur 7, de los países bolivarianos 5, de centro américa 11 y de México y el Caribe 4. Es una pena que al final algunos no han podido llegar.

El primer día inició con la celebración de la Eucaristía, presidida por el P, Apolinar Castillo y concelebrada por todos los sacerdotes que participan. Después del desayuno, los trabajos iniciaron con una bonita oración del P. Arsenio Ferreira, la bienvenida por el padre Rector, presentación de los sacerdotes participantes y del equipo facilitador, así como también una serie de recomendaciones prácticas y cuestiones de logística por el P. Zacarías Castro Restituyo.

Acto seguido es presentado el expositor del 20 al 24, el P. Luis Alberto Migone, que abordará la dimensión espiritual el la formación sacerdotal. El P. Luis Alberto entra en la materia de sus ponencias presenta el contenido de las misma: 1) Introducción, 2) formación sacerdotal, 3) modelos formativos, 4) camino de auto conocimiento, 5) esbozo de una espiritualidad sacerdotal y 6) acompañamiento. Todo el día de hoy estuvo dedicado a los aspectos introductorios, partiendo de un objetivo general: “comprender como la dimensión espiritual es el alma de la formación sacerdotal, que integra todas las dimensiones de la formación sacerdotal”. En la mañana se expuso brevemente de la espiritualidad una síntesis, una mirada retrospectiva y su situación actual, haciendo mayor énfasis en esto último.

Por la tarde el P. Luis Alberto Migone, a modo de introducción, aborda la formación desde la Nueva Ratio Fundamentalis: novedades y acentos como el acompañamiento, el formador: la madures humana y sus relaciones, y la formación inicial y permanente. Los trabajos del día concluyeron reflexionando tres preguntas por grupo: ¿Cuál es mi apreciación sobre la vida espiritual de los sacerdotes hoy? ¿Qué signo positivos veo en la propia vida sacerdotal y en la de los demás? ¿qué dificultades y desafío percibo en mi propia vida sacerdotal?