top of page

Ciudad de Panamá, del 26 de junio al 14 de julio de 2023

La Organización de Seminarios Latinoamericanos OSLAM y el Consejo Episcopal Latinoamericano CELAM con el apoyo de la Conferencia Episcopal Panameña, invitan al XLIV Curso Latinoamericano para Formadores de Seminarios Mayores de América Latina y el Caribe, en la ciudad de Panamá, capital de la República de Panamá.

Curso de modalidad presencial.

Fecha del Curso: Del 26 de junio al 14 de julio de 2023. Llegada: Domingo 25 de junio de 2023.

Los participantes deberán costear sus pasajes y contribuir con los costos de permanencia y formación. El costo de hospedaje y formación será de US$ 1,100.

Casa de Retiro Espiritual Monte Alverna, Ciudad de Panamá: https://goo.gl/maps/n9jRLVYeF2mhQXs57

Link de inscripción: https://forms.gle/AKWCbPpHo6m423ux8


EXPOSITORES:

Primera semana

(Padres Operarios Diocesanos)

P. Emilio Lavaniegos (México)

P. José Angel Mendoza (México)

P. Rubén Barrón (México)

Segunda semana (CEBITEPAL)

P. Carlos Avellaneda (Argentina)

P. Jesús García (Ecuador)

L. Patricia Chavez (México)

Tercera semana

Mons. Ricardo Araya (Argentina)


Para mayores informes comunicarse al correo electrónico: oslam2021@gmail.com

Colaborador con la Formación Sacerdotal desde 1994

El nombramiento del Papa Francisco fue oficializado este sábado 6 de mayo. Desde el año 1994, el Padre Luis Alberto Migone Repetto se desempeña como formador del Seminario Pontificio Mayor de Santiago y desde el año 2001 es también Director Espiritual.


Ha participado activamente en la Formación Permanente para Formadores de Seminarios Mayores en OSLAM en colaboración con CELAM.

Recientemente compartió el Retiro Espiritual para Seminaristas: Espiritualidad para formar en el arte del acompañamiento del pastoreo y como guías espirituales, mediante el que de forma virtual, seminaristas de Latinoamérica y el Caribe participaron a distancia.


Expositor de la Dimensión Espiritual en el XLIII Curso Latinoamericano para Formadores de Seminarios Mayores en Santo Domingo, RD, con una valiosa, oportuna y enriquecedora participación para los participantes.


Este sábado 6 de mayo, mediante el boletín diario de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, se ha anunciado la designación del Padre Luis Alberto Migone Repetto como nuevo obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Santiago de Chile, asignándole la sede titular de Amaura. Nacido en el año 1959 en Santiago de Chile en el seno de una familia de inmigrantes italianos, Migone Repetto realizó su formación básica y media en la Scuola Italiana ubicada en la capital de la nación trasandina.

De 1978 a 1981 estudió la carrera de Medicina en la Pontificia Universidad Católica de Chile. En 1982 ingresó al Seminario Pontificio Mayor de Santiago donde obtuvo el título de Bachiller en Teología. El 1º de abril de 1989 fue ordenado sacerdote.

Los primeros cuatro años de su ministerio sacerdotal se desempeñó como Vicario parroquial en la Parroquia San José de Plaza Garín de la comuna de Quinta Normal de la cual posteriormente fue su Párroco. También en este período trabajó como secretario personal del Cardenal Carlos Oviedo. Desde el año 1994 es formador del Seminario Pontificio Mayor de Santiago y desde el año 2001 es también Director Espiritual. En el transcurso de estos años ha cursado diversos estudios para la formación y el acompañamiento espiritual de los seminaristas.

En el año 2000 obtuvo la Licenciatura en Teología en la Facultad de la misma disciplina de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ha impartido diversos cursos de espiritualidad para la formación sacerdotal en Chile, en Colombia y en la República Dominicana. Desde el año 2015 es miembro del Cabildo Metropolitano de la Arquidiócesis de Santiago.


Fuente: https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2023-05/papa-francisco-nuevo-obispo-auxiliar-chile.html?fbclid=IwAR3z8RJ8T9-UmboV6fURyAFzGrAiuvFEyCZZBfGWEiPTDu-j41_fDFwcEyk






Vocación: gracia y misión


Queridos hermanos y hermanas, queridísimos jóvenes:


Es la sexagésima vez que se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, instituida por san Pablo VI en 1964, durante el Concilio Ecuménico Vaticano II. Esta iniciativa providencial se propone ayudar a los miembros del pueblo de Dios, personalmente y en comunidad, a responder a la llamada y a la misión que el Señor confía a cada uno en el mundo de hoy, con sus heridas y sus esperanzas, sus desafíos y sus conquistas.


Este año les propongo reflexionar y rezar guiados por el tema “Vocación: gracia y misión”. Es una ocasión preciosa para redescubrir con asombro que la llamada del Señor es gracia, es un don gratuito y, al mismo tiempo, es un compromiso a ponerse en camino, a salir, para llevar el Evangelio. Estamos llamados a una fe que se haga testimonio, que refuerce y estreche en ella el vínculo entre la vida de la gracia —a través de los sacramentos y la comunión eclesial— y el apostolado en el mundo. Animado por el Espíritu, el cristiano se deja interpelar por las periferias existenciales y es sensible a los dramas humanos, teniendo siempre bien presente que la misión es obra de Dios y no la llevamos a cabo solos, sino en la comunión eclesial, junto con todos los hermanos y hermanas, guiados por los pastores. Porque este es, desde siempre y para siempre, el sueño de Dios: que vivamos con Él en comunión de amor.


«Elegidos antes de la creación del mundo»


El apóstol Pablo abre ante nosotros un horizonte maravilloso: en Cristo, Dios Padre «nos ha elegido en él, antes de la creación del mundo, para que fuéramos santos e irreprochables en su presencia, por el amor. Él nos predestinó a ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad» (Ef 1,4-5). Son palabras que nos permiten ver la vida en su sentido pleno. Dios nos “concibe” a su imagen y semejanza, y nos quiere hijos suyos: hemos sido creados por el Amor, por amor y con amor, y estamos hechos para amar.


A lo largo de nuestra vida, esta llamada, inscrita en lo más íntimo de nuestro ser y portadora del secreto de la felicidad, nos alcanza, por la acción del Espíritu Santo, de manera siempre nueva, ilumina nuestra inteligencia, infunde vigor a la voluntad, nos llena de asombro y hace arder nuestro corazón. A veces incluso irrumpe de manera inesperada. Fue así para mí el 21 de septiembre de 1953 cuando, mientras iba a la fiesta anual del estudiante, sentí el impulso de entrar en la iglesia y confesarme. Ese día cambió mi vida y dejó una huella que perdura hasta hoy. Pero la llamada divina al don de sí se abre paso poco a poco, a través de un camino: al encontrarnos con una situación de pobreza, en un momento de oración, gracias a un testimonio límpido del Evangelio, a una lectura que nos abre la mente, cuando escuchamos la Palabra de Dios y la sentimos dirigida directamente a nosotros, en el consejo de un hermano o una hermana que nos acompaña, en un tiempo de enfermedad o de luto. La fantasía de Dios para llamarnos es infinita.


Y su iniciativa y su don gratuito esperan nuestra respuesta. La vocación es «el entramado entre elección divina y libertad humana» [1], una relación dinámica y estimulante que tiene como interlocutores a Dios y al corazón humano. Así, el don de la vocación es como una semilla divina que brota en el terreno de nuestra vida, nos abre a Dios y nos abre a los demás para compartir con ellos el tesoro encontrado. Esta es la estructura fundamental de lo que entendemos por vocación: Dios llama amando y nosotros, agradecidos, respondemos amando. Nos descubrimos hijos e hijas amados por el mismo Padre y nos reconocemos hermanos y hermanas entre nosotros. Santa Teresa del Niño Jesús, cuando finalmente “vio” con claridad esta realidad, exclamó: «¡Al fin he encontrado mi vocación! ¡Mi vocación es el amor…! Sí, he encontrado mi puesto en la Iglesia [...]. En el corazón de la Iglesia, mi Madre, yo seré el amor» [2].


«Yo soy una misión en esta tierra»


La llamada de Dios, como decíamos, incluye el envío. No hay vocación sin misión. Y no hay felicidad y plena realización de uno mismo sin ofrecer a los demás la vida nueva que hemos encontrado. La llamada divina al amor es una experiencia que no se puede callar. «¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!» (1 Co 9,16), exclamaba san Pablo. Y la Primera Carta de san Juan comienza así: “Lo que hemos oído, visto, contemplado y tocado —es decir, el Verbo hecho carne— se lo anunciamos también a ustedes para que nuestra alegría sea plena” (cf. 1,1-4).

Hace cinco años, en la Exhortación apostólica Gaudete et exsultate, me dirigía a cada bautizado y bautizada con estas palabras: «Tú también necesitas concebir la totalidad de tu vida como una misión» (n. 23). Sí, porque cada uno de nosotros, sin excluir a nadie, puede decir: «Yo soy una misión en esta tierra, y para eso estoy en este mundo» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 273).


La misión común de todos los cristianos es testimoniar con alegría, en toda situación, con actitudes y palabras, lo que experimentamos estando con Jesús y en su comunidad que es la Iglesia. Y se traduce en obras de misericordia material y espiritual, en un estilo de vida abierto a todos y manso, capaz de cercanía, compasión y ternura, que va contracorriente respecto a la cultura del descarte y de la indiferencia. Hacerse prójimo, como el buen samaritano (cf. Lc 10,25-37), permite comprender lo esencial de la vocación cristiana: imitar a Jesucristo, que vino para servir y no para ser servido (cf. Mc 10,45).


Esta acción misionera no nace simplemente de nuestras capacidades, intenciones o proyectos, ni de nuestra voluntad, ni tampoco de nuestro esfuerzo por practicar las virtudes, sino de una profunda experiencia con Jesús. Sólo entonces podemos convertirnos en testigos de Alguien, de una Vida, y esto nos hace “apóstoles”. Entonces nos reconocemos como marcados «a fuego por esa misión de iluminar, bendecir, vivificar, levantar, sanar, liberar» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 273).


Icono evangélico de esta experiencia son los dos discípulos de Emaús. Después del encuentro con Jesús resucitado se confían recíprocamente: «¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?» ( Lc 24,32). En ellos podemos ver lo que significa tener “corazones fervientes y pies en camino” [3]. Es lo que deseo también para la próxima Jornada Mundial de la Juventud en Lisboa, que espero con alegría y que tiene por lema: «María se levantó y partió sin demora» ( Lc 1,39). ¡Que cada uno y cada una se sienta llamado y llamada a levantarse e ir sin demora, con corazón ferviente!


Llamados juntos: convocados


El evangelista Marcos narra el momento en que Jesús llamó a doce discípulos, cada uno con su propio nombre. Los instituyó para que estuvieran con Él y para enviarlos a predicar, curar las enfermedades y expulsar a los demonios (cf. Mc 3,13-15). El Señor pone así las bases de su nueva Comunidad. Los Doce eran personas de ambientes sociales y oficios diferentes, y no pertenecían a las categorías más importantes. Los Evangelios nos cuentan también otras llamadas, como la de los setenta y dos discípulos que Jesús envía de dos en dos (cf. Lc 10,1).

La Iglesia es precisamente Ekklesía, término griego que significa: asamblea de personas llamadas, convocadas, para formar la comunidad de los discípulos y discípulas misioneros de Jesucristo, comprometidos a vivir su amor entre ellos (cf. Jn 13,34; 15,12) y a difundirlo entre todos, para que venga el Reino de Dios.


En la Iglesia, todos somos servidores y servidoras, según diversas vocaciones, carismas y ministerios. La vocación al don de sí en el amor, común a todos, se despliega y se concreta en la vida de los cristianos laicos y laicas, comprometidos a construir la familia como pequeña iglesia doméstica y a renovar los diversos ambientes de la sociedad con la levadura del Evangelio; en el testimonio de las consagradas y de los consagrados, entregados totalmente a Dios por los hermanos y hermanas como profecía del Reino de Dios; en los ministros ordenados (diáconos, presbíteros, obispos) puestos al servicio de la Palabra, de la oración y de la comunión del pueblo santo de Dios. Sólo en la relación con todas las demás, cada vocación específica en la Iglesia se muestra plenamente con su propia verdad y riqueza. En este sentido, la Iglesia es una sinfonía vocacional, con todas las vocaciones unidas y diversas, en armonía y a la vez “en salida” para irradiar en el mundo la vida nueva del Reino de Dios.


Gracia y misión: don y tarea


Queridos hermanos y hermanas, la vocación es don y tarea, fuente de vida nueva y de alegría verdadera. Que las iniciativas de oración y animación vinculadas a esta Jornada puedan reforzar la sensibilidad vocacional en nuestras familias, en las comunidades parroquiales y en las de vida consagrada, en las asociaciones y en los movimientos eclesiales. Que el Espíritu del Señor resucitado nos quite la apatía y nos conceda simpatía y empatía, para vivir cada día regenerados como hijos del Dios Amor (cf. 1 Jn 4,16) y ser también nosotros fecundos en el amor; capaces de llevar vida a todas partes, especialmente donde hay exclusión y explotación, indigencia y muerte. Para que se dilaten los espacios del amor [4] y Dios reine cada vez más en este mundo.


Que en este camino nos acompañe la oración compuesta por san Pablo VI para la primera Jornada Mundial de las Vocaciones, el 11 de abril de 1964:

«Jesús, divino Pastor de las almas, que llamaste a los Apóstoles para hacerlos pescadores de hombres, atrae a Ti también las almas ardientes y generosas de los jóvenes, para hacerlos tus seguidores y tus ministros; hazlos partícipes de tu sed de redención universal […], descúbreles los horizontes del mundo entero […]; para que, respondiendo a tu llamada, prolonguen aquí en la tierra tu misión, edifiquen tu Cuerpo místico, la Iglesia, y sean “sal de la tierra y luz del mundo” (Mt 5,13)».


Que la Virgen María los acompañe y los proteja. Con mi bendición.

Roma, San Juan de Letrán, 30 de abril de 2023, IV Domingo de Pascua.


Francisco

[1] Documento final de la XV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos (3 al 28 de octubre de 2018), Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, 78.

[2] Manuscrito B, Carta a María del Sagrado Corazón (8 de septiembre de 1896): Obras Completas, Burgos 2006, 261.

[3] Cf. Mensaje para la 97 Jornada Mundial de las Misiones (6 enero 2023).

[4] « Dilatentur spatia caritatis»: San Agustín, Sermo 69: PL 5, 440.441.


Fuente: https://www.vatican.va/content/francesco/es/messages/vocations/documents/20230430-messaggio-60-gm-vocazioni.html

bottom of page